Desde los equipos de evaluación de las dificultades de socialización y comunicación se nos ha enviado un documento que quiero ir planteando aquí, para dar visualización a esas familias que por las características de sus hijos, el estado de confinamiento por COVID19, se puede plantear como un reto importante.

¿Es conveniente que le explique a mi hijo/a que es el COVID19?

Lo más adecuado será que vuestros hijos puedan comprender por qué no pueden salir de casa, no hace falta que les asustemos, de hecho debemos evitar que puedan adquirir conductas compulsivas con este tema. Por tanto intentaremos que entiendan la situación a través de cuentos, videos o historias adaptadas, en mi Instagram podéis ver alguna recomendación. Tenemos que ayudarle a que comprenda que este confinamiento es necesario para ayudar a terminar con este virus.

¿Cómo puedo establecer la rutina durante el confinamiento?

1.ESTABLECE UN CALENDARIO

Antes que nada realiza un calendario, lo podéis hacer en un papel o una cartulina, como actividad, incluso si ya tenéis uno de imanes o de fieltro al que el niño o niña esté habituado, es más conveniente que lo sigáis utilizando.

En este calendario deberéis marcar con un círculo todos los días que nos quedaremos en casa, indicando con un signo de interrogación ? el día 30 de marzo, ya que nadie nos asegura que efectivamente ese sea el día en que finalice el confinamiento. Por tanto habrá que estar atento, al menos una vez al día, a las noticias sobre el COVID19 y modificar el día en caso de que cambie.

2. ESTABLECE VUESTRA RUTINA

Todas las personas en general necesitamos una rutina para sentirnos seguros pudiendo anticipar lo que va a pasar, esto es especialmente importante para nuestros hijos durante esta situación, ya que la incerteza le puede producir irritabilidad y malestar significativo.

Recomendaciones generales para establecer la rutina

  • Seguir con los horarios habituales de despertarse y rutinas de comida e higiene, evitando que se coma entre horas, o que vaya en pijama durante parte o todo el día.
  • Utilizar calendarios con dibujos o pictogramas para organizar los horarios y las actividades a realizar en cada momento del día, incluyendo el tiempo libre o de recreo.
  • Los calendarios y planificación la podéis realizar conjuntamente, teniendo en cuenta sus preferencias.
  • Tened un sitio establecido para realizar las actividades del cole, es conveniente que siempre sea el mismo.
  • Podéis poner una alarma en el móvil para que suene al final de cada actividad.
  • Respetar el tiempo para el descanso y la creatividad individual. Vuestro hijo necesita tener sus momentos.
  • Si hace uso de pantallas de forma habitual, tendremos que establecer un tiempo para su uso, usando de igual forma la alarma del móvil para la finalización de ese uso.
  • Por la tarde se puede aprovechar para realizar un dibujo o una actividad que explique lo que más le haya gustado hacer durante el día, y como se ha sentido.
  • Además, por la tarde también podemos aprovechar para realizar una videollamada a familiares o amigos y así seguimos fomentando su socialización.
  • La última hora del día la podemos dedicar a realizar algún juego en familia, leer cuentos, actividades de relajación, etc.

¿Cómo vamos a establecer esta rutina?

Primeramente puedes sentarte con tu hijo/a y preguntarle que actividades le gustaría hacer durante estos días, o proponerle tú una serie de actividades para que responda si desea hacerlas o no, una vez realizada la lista procedemos a realizar nuestra rutina.

Antes de nada, debemos mantener las rutinas de higiene y orden por las mañanas, por tanto lo primero cuando nos despertemos será continuar con nuestra rutina como si se tratara de ir a la escuela. Si tienes un calendario de imágenes lo puedes planificar diariamente con las imágenes de aseo, desayuno y tareas del hogar. En el orden que lo hacéis normalmente. Este paso es importante para situar a nuestro cerebro en el contexto de «empezar el día», si nos quedamos en pijama nuestro cerebro se activa en modo «reposo». Si hasta ahora él no hacia su cama porqué no le daba tiempo, aprovechad este momento para que te ayude con las tareas del hogar.

Esta rutina diaria deberá incluir una actividad escolar, que podría temporalizarse al inicio de la mañana, si vuestro hijo es pequeño se puede iniciar esa introducción de momento CASA a momento COLE, con una canción de buenos días, señalar el día en que estamos, que tiempo hace hoy, etc. En cualquier caso, independientemente de la edad, será recomendable tener una introducción marcada para ubicar al niño en el momento COLE, ya sea con una frase, una rima o un pequeño cuento. Un ejemplo puede ser, hacerle la pregunta de ¿Qué hora es? si por ejemplo empezáis la rutina a las 9 pues cuando te conteste las 9, le contestas «a las 9 la clase empieza con el cuaderno sobre la mesa».

Después de realizar las tareas escolares podemos continuar con el patio, un tiempo para tomar el desayuno y que tú podrás tomarte para recoger la casa o realizar algunas de las tareas que realizas normalmente.

Después podemos seguir con una actividad en el ordenador o con un dibujo manualidad, o una de las actividades que propuso y que tenemos apuntada en la lista.

Podemos dejar el deporte para la tarde o para después de esta actividad.

La organización será siempre la que mejor os funcione, vosotros conocéis bien a vuestro hijo y vuestra situación. No olvidéis que vosotros como padres también necesitáis vuestros tiempos y, durante los mismos, el niño/a deberá estar entretenido para no frustrar esas actividades que debéis realizar, y así evitar tensiones.

JUEGOS

Será conveniente que se realicen actividades de integración sensorial, que podremos introducir como un juego, entre ellas se recomiendan las siguientes:

  • Para calmar: masajes de presión profunda, sentarse en cojines, utilizar mantas de peso, masaje con lociones, música suave, masticar zanahoria o chicle, beber con cañita, baño de burbujas, etc.
  • Para la estimulación: hacer cosquillas, bailar, jugar con agua, luces brillantes y de colores, olores fuertes y estimulantes (naranja, limón, menta…)
  • Para trabajar el área táctil: utilizar el cepillo blando para masajear suavemente los brazos y piernas unas 10 veces, al menos una vez al día, masajes en las manos con una loción que huela bien, jugar con plastilina, hacer masa de galletas, etc.
  • Para trabajar el olfato: ponerle cremas después del baño, utilizar baños de burbujas de diferentes olores, preparar una caja con objetos de diferentes olores (canela, clavos, etc.)

REFUERZO POSITIVO

Esos momentos de crisis y rabietas, se darán probablemente una o varias veces al día. Será importante mantener la calma, si estás demasiado tenso/a para eso, sal de la estancia y ves a respirar un poco de aire fresco hasta que te relajes, si tu hijo te sigue, y finalmente no puedes salir a respirar, pregúntale si quiere que le des un abrazo, o intenta que te responda para saber que necesita. De todas formas sal a respirar después del momento tenso. Regálate esos minutos al día de paz, los vas a necesitar para cultivar la paciencia.

A todo esto será importante que ante las posibles conductas compulsivas o pensamientos recurrentes sobre el COVID19, podéis dedicar un rato al día a hablar de la situación del coronavirus y sus preocupaciones, puede ser antes de salir a aplaudir, evitando así hacerlo en otro momento del día.

Si esto no funciona, puedes utilizar la técnica del Grounding para sacarlo del estado de angustia, se trata de preguntarle al niño/a lo siguiente:

  • 5 cosas que puedes ver
  • 4 cosas que puedes sentir o escuchar
  • 3 cosas que puedes tocar
  • 2 cosas que puedes oler
  • 1 cosa que te guste sobre ti mismo

Y recordad, estos pueden convertirse en momentos muy tensos, por tanto intentad aprovechar los momentos de risas y abrazos, alargadlos aunque sea de forma intencionada, compartid con vuestros amigos o familiares, no solo vuestros momentos felices y divertidos, también podemos compartir nuestros momentos de tristeza y frustración, necesitamos sentirnos comprendidos y ver que no somos los únicos que lo estamos pasando mal.

No te olvides, esto no es cuestión de suerte, es cuestión de probabilidades y fuerza de voluntad.

¡¡¡¡MUCHA FUERZA A TODAS LAS FAMÍLIAS!!!

No pretendas establecer una rutina demasiado estricta durante estos días, ya que habrá momentos en que probablemente tu hijo no te permita seguirla, por tanto, anticípale las actividades

No responses yet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *